Inicio Negocios Democracia participativa : el siguiente paso

Democracia participativa : el siguiente paso

La consolidación de la democracia representativa en México fue un proceso que tomó muchas décadas. Requirió del fortalecimiento de las instituciones electorales y de las alternativas políticas, al mismo tiempo que se reconoció a la ciudadanía como protagonista activa en su consecución.

Gracias a ello, hoy la alternancia política y las reconfiguraciones legislativas son transiciones pacíficas, propias de cualquier régimen democrático. Es decir, se puede hablar de una madurez incuestionable de nuestra democracia representativa.

Ahora, la tarea que se debe desarrollar concierne a la consolidación de mecanismos eficientes de democracia participativa en nuestro País.

Coparmex  ha manifestado en varias ocasiones su compromiso con la promoción de la democracia a través de la participación ciudadana. Se han esforzado por incentivarla con la organización de foros en los que interactúen activamente representantes y representados, participando activamente junto con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Transparencia Mexicana en una de las iniciativas legislativas ciudadanas con mayor impacto: la Ley 3de3.

En el marco del debate que originó la consulta popular sobre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el grupo parlamentario de Morena ha presentado una iniciativa para modificar la legislación al respecto.

Para Coparmex, sin duda alguna, esta iniciativa es una buena señal. Por lo que están convencidos de que la participación ciudadana es imprescindible en la democracia.

Sin embargo y precisamente por la importancia que  se le confiere,  la regulación debe ser cuidadosa y no caer en un uso abusivo o extralegal del mecanismo, y que debe promoverse su apego a las mejores prácticas internacionales.

 

Mecanismos de democracia participativa

En los últimos años los mecanismos de democracia participativa, como el referéndum, el plebiscito, la iniciativa ciudadana o la revocación del mandato han ganado terreno en todo el mundo.

En nuestra Constitución se cuenta con dos instrumentos de democracia participativa legislados desde hace muchos años: el derecho de los ciudadanos de iniciar leyes y la figura constitucional de la consulta popular.

Los ciudadanos mexicanos tienen el derecho de iniciar leyes federales, a raíz de la reforma constitucional de los artículos 35 y 71 de la propia Constitución que fueron aprobados en 2012 y la resultante Ley Federal sobre Iniciativas Ciudadanas, emitida en 2013.

Coparmex ha sido parte, junto con el IMCO y Transparencia Mexicana, del grupo de pioneros que presentó la primera iniciativa ciudadana exitosa a nivel federal con la Ley 3de3.

Con apoyo de una aplicación digital supervisada por el INE, también se están recabando firmas para presentar la primera iniciativa ciudadana de reforma constitucional, procurando modificar la redacción del artículo 102 para conformar una Fiscalía General autónoma.

Ambas iniciativas demuestran convicción del poder transformador de la ciudadanía ejercido a través de los instrumentos de la democracia participativa.

Por otro lado, en la reforma constitucional del 2012 también se incorporó la figura de la consulta popular, reglamentada en la Ley Federal de Consulta Popular.

La normatividad especifica, entre otras cosas, que las consultas populares abordarán temas de trascendencia nacional, que sólo pueden llevarse a cabo en concurrencia con las elecciones federales y que sus resultados son vinculantes sólo si participa el 40% de los votantes inscritos en la lista nominal.

Si bien la legislación vigente constituyó un excelente primer paso en el camino hacia la consolidación de la democracia participativa, también se puede aprovechar el interés del gobierno entrante en estos instrumentos, para decantar la democracia directa y sus instrumentos de la mejor manera posible.

Por ejemplo, contrario a varias leyes estatales, en el régimen constitucional federal no se cuenta con las figuras de referéndum –que es la consulta para constituir, modificar o abrogar leyes-, ni con la figura del plebiscito -consulta sobre actos de gobierno-.

Debe hacerse un debate serio sobre si estas figuras deben ser homogéneas en todos los estados o si es necesario incorporarlas o no al orden federal.

La consulta relativa al Nuevo Aeropuerto de México, por ejemplo, generó muchos y graves cuestionamientos que el gobierno entrante debe atender, si pretende recurrir frecuentemente a esta figura. Es por ello que se explica que la bancada de Morena en la Cámara de Diputados  haya presentado una iniciativa legislativa en la materia.

Esta iniciativa pretende incrementar la posibilidad de recurrir al mecanismo, específicamente, pretende eliminar la restricción de que las consultas deban ser concurrentes con las elecciones federales. Se propone que las consultas populares se realicen cada año el primer domingo de julio.

En varias partes del mundo, la práctica es realizar las consultas en concurrencia con la elección de puestos públicos, como en la mayoría de las entidades de Estados Unidos, por ejemplo. Llevar a cabo las consultas populares fuera del periodo de las elecciones federales puede conllevar sesgos en la participación o baja afluencia.

Asimismo, la iniciativa propone la creación de la figura de la revocación de mandato. Esta propuesta requiere un mayor estudio todavía más detallado.  En muy pocos países existe la figura también de la revocación del mandato, y es mucho menor el número que cuenta con revocación de mandato para Jefes de Estado (Ecuador y Venezuela son casos excepcionales). La razón es que se le atribuye un alto poder disruptor y de incertidumbre.

Coparmex reconoce el interés democrático que existe detrás de la propuesta, haciendo un exhorto para que el debate de deliberación y discusión sea serio, exhaustivo y plural.

Nuestro país ha sido exitoso en la consolidación de una democracia representativa efectiva y legítima. Ahora es momento de avanzar hacia el fortalecimiento de la democracia participativa.

No hay duda de que involucrar a la ciudadanía en las cuestiones públicas es algo benéfico y necesario. Sin embargo,  el respeto a la voz ciudadana, también exige cumplir las reglas de participación con estricto apego a la legalidad.

Se llama a una gobernanza democrática, donde la ciudadanía organizada participe en la toma de decisiones del interés común.

La participación no es una concesión de quien encabeza el gobierno ni una intervención limitada u ocasional  de la sociedad. Es una forma de gobierno

Es de aplaudirse el interés del próximo gobierno en reformar la legislación sobre mecanismos de participación ciudadana con el propósito de incrementar su uso.

A la par  se hace un llamado al Congreso de la Unión, para que la iniciativa se discuta seriamente y con colaboración de todas las voces, representaciones políticas y expertos académicos.

Se exhorta a los ciudadanos y ciudadanas a que hagan uso de los instrumentos a su disposición. El objetivo de los mecanismos de democracia directa es que sean utilizados de manera responsable y eficiente por la ciudadanía.

Una democracia más participativa es una mejor democracia

Must Read

Marchan miles contra legalización del aborto en Argentina

Miles de personas marchan contra la legalización del aborto en Argentina, días antes de que el Congreso comience a discutir el proyecto de ley enviado por el presidente Alberto Fernández

Con Guardia Nacional se cubre todo el país para dar seguridad

En varios estados, La Guardia Nacional ya tiene más elementos que las policías estatales para brindar seguridad, aseguró el presidente López Obrador

Laura Pausini llamó a Diego Maradona ‘poco apreciable’

La cantante italiana Laura Pausini, se ha hecho viral, porque apuntó su molestia hacia la excesiva cobertura mediática a un personaje al que califica como 'poco apreciable'

Lágrimas de Ancelotti en tributo a Maradona

La Premier League rindió homenaje al argentino en sus diferentes partidos, pero una imagen que será recordada será la del técnico del Everton

Mexicano Felipe Arizmendi es investido cardenal por el Papa

El papa Francisco otorga el título cardenalicio en el Vaticano al obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, el mexicano Felipe Arizmendi Esquivel, y a otros 12 religiosos